RESIDENCIA DE LOU ADLER

Los Ángeles, California 90077

Comenzaron la sesión junto a la piscina. John llevaba unos tejanos de pata de elefante y un jersey negro de cuello cisne similar al que utilizó para la portada de «With The Beatles». «¿Has leído este libro?» dijo Lennon mostrando la portada de «Miedo y asco en Las Vegas». «Con un personaje así no me importaría volver al cine. En serio. Estoy tanteando el terreno. Mira, escucha esto: «La radio escupía Power To The People. Esta canción política de John Lennon llega diez años tarde. Ese pobre diablo debería haberse quedado en su país». «¿No es genial que hable de mí en la novela?» Brennan sonrió tímidamente. Después decidieron tomar algunas fotografías en el interior de la casa pero mientras se dirigían al umbral de la puerta, Brennan se paró en seco. «Espera, espera, espera. No te muevas». John se detuvo sobre la sombra que proyectaba la fachada, dejando la fuerte luz del mediodía a su espalda.

La aureola de luz alrededor de su silueta convirtió a aquel retrato en una fotografía de gran fuerza. Al entrar a la casa John se quitó las botas y los calcetines. «Siempre camino así por aquí». El espacio de la pequeña habitación a la que accedieron estaba dominado por un piano de pared Yamaha y una cama individual junto a la ventana. Brennan lanzó una decena de fotografías mientras John intentaba recordar los acordes de Thanks For The Memory, una vieja canción popularizada por Bob Hope cuya partitura descansaba sobre el atril del piano. Harry Nilsson había grabado una versión para su último álbum «A Little Touch Of Schmilsson In The Night», aunque no pasó el corte final. La canción se había convertido en una broma privada entre John y Harry ya que este solía despedirse de Lennon cantando el primer verso de la canción («Gracias por el recuerdo»).